Para No Pescar Una Enfermedad

No he escrito nada en español hace mucho tiempo. De hecho, solo he dicho pocas palabras españoles este año. Un par de cortes conversaciones, y ya, no más. También, y obviamente, tampoco no he ido recientemente a México Lindo y Querido, ni a ningún parte del mundo hispanohablante. He estado aquí. Y aquí, todavía estoy. Pienso que en los últimos diez años, tal vez más, he pasado por lo menos algunas semanas de cada año en un país de habla hispana, y muchas veces hasta meses viajando y viviendo y a veces trabajando donde el español era el idioma nacional. Tengo muchas memorias de todos los viajes, especialmente el tiempo que he pasado en México. Como amo a todo de este país: la comida, la cultura, la gente, los colores, el orgullo, la historia, los paisajes, las montañas y las playas, y la música. En las últimas semanas he estado escuchando a una estación ‘Vicente Fernández’ a todo volumen en mi casa. Todos los grandes músicos de ranchera y mariachi. Me regresan. Ay, como me duele el corazón pensar en todo… Quien sabe cuándo tendré una oportunidad para regresarme. A volver, volver, volver…

Tengo mucho tiempo libre en estos días. Más que quiero, de verdad. Un horario muy tranquilo, mucha oscuridad, invierno, un virus, pocas personas conocidas, etc. Entonces, busco cosas para ocupar mi tiempo, cosas que sean positivas. Por algún razón, y de verdad no hay un buen razón, empecé a estudiar italiano. No estoy diciendo que voy a aprender italiano, pero he estado pasando algunas horas cada semana en DuoLingo, y con un libro que compré. Más que todo es interesante pensar en la historia de las dos lenguas uno a lado del otro. Y eso me animó a regresar practicando español. Entonces, la combinación de la música, el aprendizaje del otro idioma, y un hábito de mirar videos de cómicos mexicanos, ha aumentado mi interés en el español. Por eso, decidí escribir estos párrafos. También, fui a repasar algunas notas de lecciones viejas, y encontré algo que pensé era muy a propósito de estos tiempos en que estamos viviendo. Lo escribí para una clase hace pocos años cuando estábamos en Tulum. La tarea era escribir (usando el subjuntivo) algo en el estilo del autor argentino Julio Cortázar, quien es conocido por aspectos surrealismos del sus obras. Pues, aquí esta:

Un Instructivo Para No Pescar Una Enfermedad

+Antes de empezar, ojala que sepas que significa la palabra ‘enfermedad’ en esta época. Si no, hay que buscar la definición correcta. Más o menos es así—cuando enfermas te pones con cuernos del diablo y cola de liebre. Saltas como sapo por la casa y gritas los gritos del zorro más tristes que hemos encontrado nunca. Tus lágrimas vienen y se callan como fuertes gotas de limón verde—y se callan sin parar. Comes poco, pero siempre tienes hambre—un hambre tan doloroso que no te puedes imaginar. La piel se convierte en escamas y con tus nuevos ojos del gatito la noche nunca se oscura.

+Entonces, es importante que, si no quieres tomar el riesgo de tener nuevas experiencias como te describí, andes siempre cuesta arriba con un ojo bien cerrado y los dos oídos tapados con pelotas de algodón.

­+También es mejor que camines descalza y que hables a la tierra cuando la pisas.

+Es necesario que rezas al dios de los elefantes cada día cuando toca la campana—las tres en punto. Si no puedes rezar, es malo que salgas la casa antes de las once en la noche—aunque si es solo para recoger el diario.

+Quizás vayas a sentirte muy sola, pero esto no es importante. Lo más importante es que no pescas la enfermedad. Tal vez oigas ruidos extraños afuera de tu ventana—posiblemente sean las palabras de una monja joven que quiere rechazar sus promesas—İNo Importa!—es mejor si cantes en voz alta para esconder el miedo que vas a sufrir.

+Si haces todo que puedes es extraño que te enfermes—pero no es imposible. Siempre hay peligro en este mundo y cuando pasas por el universo tan pequeño siempre te vas expuesta a todas las enfermedades y los monstruos que hay. En todo caso lo más importante es que te despiertes todas las mañanas dando gracias por todo que tienes. Por la salud que te acompaña, por los amigos que te llaman, y por el sol que siempre te calienta. Las enfermedades puedan ser malas, pero la vida nunca es.

Mexico !!!
Not Mexico …

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s